viernes, 13 de enero de 2012

Queridos Reyes Magos...


Para lo que han dejado junto a mis zapatos no era necesario ni tanto lazo ni tanto papel de regalo. No sé qué es lo que entenderán sus majestades por mascota, pero estoy segura de que esto no lo es. En mi carta especificaba claramente una única cosa, una, que les recuerdo nuevamente: “Blandito, a ser posible blanco con ojos azules y el pelito largo”. Lo que han traído está calvo, raquítico y tiene los ojos rojos como una rata. Mi madre insiste en que me lo quede, que este bicho era adorado por los faraones del antiguo Egipto; pero yo no me lo creo. Esto no es un gato.

                                                                                                     Sarita 13/01/12

5 comentarios:

Mar Horno dijo...

Es que hay gatos y gatos, ja, ja. Me parece que vas a tener que cargar con esa especie de bicho. Espero sea cariñoso al menos. Un abrazo.

Sara Lew dijo...

Cuidado con abandonar las mascotas que traen los reyes!! Habrá que alimentarlo bien, hacerle implantes de pelo y ponerle lentillas de color azul...
Un saludo!!

Rosa dijo...

Jejeje, si es que los reyes no son lo que eran. Será el Alzheimer?...

Besos desde el aire

Laura dijo...

Ya ni la magia de los Reyes sirve para contentarnos ..¡qué tristeza de mascota!! ¡qué escualida!...

Otro abrazo.

Anónimo dijo...

Parece que te han dejado un gato "Esfinge". Son raros por no tener pelo, pero su carácter es muy cariñoso, y son carísimos. Yo no lo despreciaría...